¿Cómo elegir el diferencial que necesito instalar en casa?

A la hora de cambiar o poner un interruptor diferencial, lo primero es saber cómo elegir el diferencial adecuado para mi vivienda o instalación. No hace falta entender mucho de electricidad para saber qué diferencial tienes que comprar, pero si no tienes claro cuál elegir, resolvemos tus dudas.

La duda más frecuente es la de si poner un diferencial de 25 o 40 amperios. Lo ideal es elegir siempre uno exactamente igual al que vas a sustituir. Aunque si vas a ampliar o replantear la instalación del cuadro eléctrico, te explicamos las características principales de estos interruptores.

Monofásicos o trifásicos

  • Diferenciales monofásicos o bipolares. Son interruptores con dos polos: uno para conectar la fase y otro para el neutro (F+N). Son usados en instalaciones monofásicas, como la mayoría de las viviendas o pequeños locales y oficinas. El cable neutro, según el código de colores marcado por normativa, es azul y el cable de fase marrón o negro.
  • Diferenciales trifásicos o tetrapolares. Tienen cuatro polos: uno para cada una de las tres fases (L1, L2, L3) más el neutro. Son necesarios en cuadros con instalación trifásica, como algunas viviendas o espacios donde se utilice maquinaria que trabaja a 400 voltios, comunidades con ascensores, motores, garajes, etc. Los cables de las fases son gris, marrón y negro. Este tipo de diferencial es tetrapolar (4 polos) porque va conectado a las tres fases y el neutro, aunque también hay diferenciales trifásicos de 3 polos (tripolares) para instalaciones trifásicas en las que no se utiliza el cable neutro (azul).

En función del tamaño del dispositivo, podemos hablar de número de módulos. El espacio disponible en los carriles de los cuadros eléctricos donde se colocan los interruptores se divide en módulos. Cada interruptor bipolar ocupa 2 módulos, mientras que los diferenciales trifásicos pueden ocupar 3 ó 4 módulos del carril DIN. Algunos modelos, como los diferenciales rearmables pueden necesitar hasta 5 módulos libres.

Potencia o intensidad del interruptor diferencial

Este valor indica la intensidad nominal de corriente en amperios (A) o lo que es lo mismo, la potencia máxima, que admite el diferencial. Debe ser igual o mayor a la intesidad máxima del interruptor general que haya aguas arriba, para asegurarnos de que el diferencial va a soportar la potencia instalada o contratada. Los más comunes son:

  • Diferenciales de 25A. Admiten hasta un máximo de 25 amperios o, lo que es lo mismo, 5.750 vatios (W) de potencia.
  • Diferenciales de 40A. Soportan un máximo de 40 amperios o 9.200 varios de potencia. Suelen ser los más comunes y se suelen instalar aguas arriba de varios circuitos distitos con sus correspondientes magnetotérmicos (PIAs).
  • También podemos encontrar diferenciales con otros valores de intensidad nominal, menos utilizados, para uso en instalacioens muy básicas y redudicas o entornos industriales o de gran potencia instalada. Son diferenciales que pueden ir desde los 10A, 16A… incluso de hasta de 63A y 80A.

Sensibilidad

La sensibilidad de disparo es la cantidad o la intensidad máxima de corriente de fuga medida en miliamperios (mA) que se permite antes de disparar el interruptor y cortar la corriente al abrir el circuito. A menor sea la sensibilidad, mayor es el grado de protección.

Por ejemplo, si tenemos un diferencial de 30mA de sensibilidad, se accionará una vez que la corriente fugada alcance o se acerque a los 30 miliamperios de intensidad. Se trata de un valor máximo, deben cortar la corriente un poco antes de llegar a ese límite (por ejemplo a los 26 ó 27 mA) y ese margen despende de la curva de disparo.

Los valores de sensibilidad de salto más habituales son:

  • Diferencial de 10mA. Son los más seguros al ofrecer un elevado grado de protección ya que permiten una fuga máxima de hasta 10mA de intensidad de corriente eléctrica. Se suelen utilizar para proteger zonas expuestas a ambientes húmedos o con mayor riesgo, como cuartos de baño.
  • Diferencial de 30mA. Es el tipo de sensibilidad más utilizado en la mayoría de los casos.
  • Diferenciales de 300mA o superior. Tienen una sensibilidad más baja ya que permiten una mayor intensidad de fuga corriente. Son utilzados para cierta maquinaria y casos concretos como ascensores, maquinaria a motor, ciertas instalaciones de uso trifásico, etc.

Tipos y clases de protección diferencial

En corriente alterna, hay que tener en cuenta que ésta tiene una serie de características técnicas (fase, tipo de onda, etc.) que varían constantemente y que pueden afectar al funcionamiento de los interruptores diferenciales. También hay que fijarse en el tipo de carga que se va a enchufar al circuito, porque en algunos casos se pueden producir saltos de diferencial aleatorios.

Existen cuatro clases diferentes de protección definidos en la norma internacional IEC 60755. Cada uno tiene un símbolo que los identifica:

  • Clase AC. Protección ante corrientes alternas senoidales, tanto si éstas son aplicadas instantáneamente como si se incrementan progresivamente. En algunas regiones europeas no está permitido su uso. En cambio los diferenciales de clase AC son el tipo más utilizado en España, sobre todo a nivel doméstico.
  • Clase A o inmunizado. Protección ante corrientes alternas senoidales o corrientes continuas pulsantes, tanto si éstas son aplicadas instantáneamente como si se incrementan progresivamente. Son muy recomendados en situaciones donde se emplean un gran número de aparatos electrónicos, equipos informáticos, etc. en los que el diferencial puede disparar sin que exista una fuga de corriente real.
  • Clase F. Protección ante corrientes alternas senoidales hasta 1 khz, que aparezcan tanto repentinamente como de forma suave progresiva destinadas a circuitos alimentados entre fase y neutro o fase y el conductor medio puesto a tierra. También protege frente a corrirntes diferenciales alternas superpuestas sobre una corriente continua (corriente mixta AC+CC). Los diferenciales clase F son los menos habituales, utilizados únicamente en aplicaciones monofásicas muy específicas.
  • Clase B. Protege ante corrientes alternas senoidales hasta 1kHz, corrientes pulsantes y continuas puras. Los diferenciales clase B o tipo B ofrecen la protección más completa y se utilizan especialmente en:
    • Entornos industriales
    • Utilización de maquinaria específica: variadores de velocidad (p.ej. ascensores), máquinas de bombeo, etc.
    • Oficinas y entornos informáticos 24/7, servidores, centros de datos, SAIs…
    • Para puntos de recarga de vehículos eléctricos
    • Energía solar fotovoltaica
    • Etcétera
esquema simbolos tipos y clases de proteccion diferencial

Ejemplo para saber qué diferencial elegir

Pongamos un caso práctico. Fíjate en los valores que aparecen en el diferencial de la foto. Verás que indica claramente que es de 40A, 30mA, 2p y el símbolo del tipo de protección, que corresponde a la clase AC.

diferencial legrand 40a 30ma
  • 40A (amperios). La letra A indica los amperios, es decir, la intensidad de corriente. Este valor hace referencia a la intensidad máxima que admite estediferencial. En este caso, el circuito a proteger no puede superar un valor de 40 amperios de intensidad de corriente. 40 amperios equivalen a 9200W de potencia. Este valor se obtiene multiplicando la intensidad por la tensión, o sea, 40 amperios por 230 voltios = 9200 vatios.
  • 30mA. (miliamperios). Indica la sensibilidad máxima a la que el interruptor debe cortar la corriente en caso de detectar una derivación. Es decir, la cantidad de corriente máxima que se puede «fugar» sin peligro.
  • 2p. Es un diferencial de dos polos (bipolar), para una instalación monofásica.
  • Clase AC. Por el símbolo podemos reconocer que se trata de un diferencial clase AC.